fbpx

La motivación: clave de éxito en la capacitación profesional

Estar motivado para estudiar de una manera eficaz y continua es clave para alcanzar los objetivos deseados.

La motivación es clave en todos los aspectos de la vida, pero cuando hablamos de formación cobra una importancia muy especial. La motivación favorece el aprendizaje, la inquietud y curiosidad por adquirir más conocimientos, y la necesidad de superación. Es un estado anímico que te activa para conseguir las metas que te hayas marcado, que establece retos cada día.

 

La motivación clave de éxitoEn FACTORÍALab sabemos que es muy importante estar motivado para estudiar de una manera eficaz y continua. Lo vemos constantemente en nuestros alumnos, en su evolución y actitud. Por eso no nos cabe ninguna duda de que la motivación es una herramienta necesaria para que una persona realice, de manera adecuada, todas las acciones necesarias para alcanzar sus objetivos.

Lo cierto es que la motivación en gran parte depende de uno mismo, nadie puede dirigirte a una tarea si la persona no está predispuesta a ello, pero en el plano de la formación, el docente cumple un papel muy importante. Clases interactivas, prácticas, atractivas, información útil, actualizada, trato cercano y empático con los alumnos, como hacemos en FACTORÍALab, genera un ambiente en la clase que potencia el aprendizaje, no solo a nivel individual, sino también grupal.

 

¿Cuáles son tus objetivos cuando te implicas en un proceso formativo?

Estar motivado es más sencillo cuando nos marcamos unos objetivos o metas, cuando realmente sabemos lo que pretendemos conseguir a través de nuestra capacitación profesional. Si tenemos claro las mejoras que buscamos o dónde pretendemos llegar (cambiar de trabajo, adquirir conocimientos que no tienes, mejorar tu expediente académico, contar con un currículum más competitivo…), nos sentiremos, sin duda, motivados y tendremos una actitud proactiva y un mayor nivel de implicación. Siempre que sea así, estudiar será un aliciente, un estímulo diario.

En esta línea, resulta importante ser capaz de anticipar la recompensa que nos espera al final del camino. Esto nos ayudará a mantenernos constantes e implicados en las tareas, especialmente en los momentos más duros del proceso.

También es necesario ser consciente de que los estudios en los que te has matriculado son factibles, que puedes asumirlos y realizarlos sin que eso afecte de forma negativa a otros aspectos de tu vida. Si al final, el estudio se convierte en un estrés o una obligación, por muy motivado que estés al principio, se convertirá en una carga que provocará frustración. Es importante buscar un equilibrio y medir las capacidades que uno tiene para asegurarse la consecución del éxito a través del logro de los objetivos planteados.

Para mantenerte motivada o motivado, no olvides nunca el fin, la satisfacción y el bienestar que sentirás al alcanzar la meta.

Menús de configuración en el Panel de Administración